Valientes y valiosos

12.1.13

Anexo a lo que ya sabías sobre la prostitución

Sobre el papel, la normativa española estipula que una persona no puede darse de alta en la Seguridad Social como prostituta ni pagar impuestos por ello. Como síntoma perverso , el Estado se convertiría al permitirlo en el principal proxeneta de la chica o chico en cuestión , llevándose sin pestañear un suculento porcentaje del dinero generado por el alquiler de su cuerpo . 
Pero hasta la legislación tiene lagunas. En un trabajo de campo , una jueza de lo social llamada Gloria Poyatos , profesora de la universidad de Girona , consiguió inscribirse legalmente como meretriz, darse de alta como autónoma y cotizar a la Seguridad Social. 
Para realizar su experimento, la jurista se plantó en una oficina de Hacienda y solicitó sin dar más explicaciones que se le diera de alta en la base de datos como trabajadora del sexo. 

La jueza esperaba que los funcionarios de la Administración tumbaran su petición a la primera de cambio , para poder recurrirla. Pero ante su sorpresa , la petición fue admitida y ella misma dada de alta . Según explico en la presentación de su trabajo de campo , con el documento de Hacienda en la mano , Gloria Poyatos se plantó en la Tesorería de la Seguridad Social donde los funcionarios aseguraron que la suya era una petición insólita. Una prostituta dada de alta . Si Hacienda dijo sí , ellos también . Por eso esta jueza de lo social de Lanzarote fue en 2011 posiblemente la primera prostituta legalizada en España. ( . . . )



España no es el único país que se enfrenta a la dicotomía de prohibir o legalizar la prostitución. Pero sí es el miembro de la Unión Europea que más la consume, por delante de Suiza y Austria. (. . . )  Holanda fue el primer socio en regular el sexo de pago como una profesión más dentro de un ordenamiento. ( . . . )

En países como Inglaterra , Dinamarca , Italia o Suecia , las meretrices están obligadas a pagar impuestos . Incluso aunque su trabajo sea ilegal .

El caso más llamativo sucedió en Polonia, donde en febrero de 2011 el fisco local reveló que , según sus bases de datos , uno de cada diez polacos se dedicaba al negocio de la prostitución . Cuatro millones de personas ; una cifra increíble . El dato tiene trampa y se identifica más con el fraude fiscal que con el sexo por dinero . Polonia contempla las relaciones sexuales pactadas como una actividad legal , sin apenas control financiero por parte del Estado. ¿ Cómo se puede comprobar si una persona cobra o no por sus encuentros sexuales ? Por eso, todo el mundo que tiene ingresos extra que trabaja en la economía sumergida polaca y tiene dinero negro sin justificar , asegura ante sus inspectores fiscales que procede de vender su cuerpo . Imagine la escena :

- Señora , las cuentas no me cuadran . Tiene usted más dinero en la cuenta de lo que gana cada año.
- Sí , es que soy prostituta .
- No hay más preguntas .

En cualquier caso, la argucia no es nueva. Cuenta la leyenda que también se usa en los juzgados españoles .
Otro caso teórico : una señora entra en un juzgado de Madrid . Unos meses antes , la policía encontró en su casa 100.000 euros en metálico procedentes de la venta de droga . A las preguntas del juez , la acusada defiende sin tapujos que los billetes proceden de su trabajo en la calle ; no es traficante sino prostituta . Y ese es el dinero de su sueldo. Si no hay pruebas sobre los narcóticos , la acusación por tráfico pasa a ser un simple delito fiscal, complicado de rebatir y que se salda simplemente con dinero .


Daniel Montero, 
en El club de los pringaos

6 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Somos un país de gente que mira para otro lado cuando la cosa no nos interesa o nos incomoda, preferimos dejarlo pasar y que se enfrente otro. Y hay montones de vacíos legales como este por cosas estúpidas, casi tantos como líos gordos para hacer cualquier cosa por sobreregularización en temas que si les convienen.

maria candel dijo...

Interesante tu planteamiento, amiga, la verdad es que todavía hay muchos vacíos legales que con el tiempo y casos parecidos se irán actualizando y apareciendo la normativa que los regulen o por lo menos lo definan mejor.
Un abrazo desde Caracas

mariajesusparadela dijo...

Lo que se pierde hacienda...un montón de gente cotizando en estos tiempos en que no hay trabajo.

Rebeca dijo...

Me ha parecido muy interesante, y vaya con los polacos, jaja, uno de cada diez, más vale pasar por puta, que lo triste que se desprende, es que el dinero está por encima de la dignidad.
Lo que no se entiende es lo poco serios que somos y lo ridículos que acabamos pareciendo cuando experimentos como el de la profesora de Girona acaban funcionando.
Por otro lado pienso que si en países más al norte, el timo parece estar a la orden de día, la legalización de la prostitución que me parece algo positivo, se convierta en países como el nuestro, de cultura latina en la que todos aceptan que el fraude a pequeña escala esta bien visto, se convierta en un ejemplo más del país de qué todo vale, como bien refleja el Lazarillo de Tormes, en España la picardia es todo un valor.

Darko Wiggin dijo...

Mierda! Lo de mi cuerpo como "excusa fiscal" no se lo van a tragar, era buena idea...

mili dijo...

No sabía de este tema, ni que es tratado asi en otros países. Qué decir... el trabajo más antiguo del mundo y sin legalizar(?)