Valientes y valiosos

29.4.12

Simplicity

 La foto proviene de este blog

Se estrella la lluvia contra la ventana, trazando líneas aleatorias en el cristal. Tarde de sofá, libro y una taza humeante cerca, la gata a mis pies ronroneando . . .  Es en estos pequeños momentos en los que una se divorcia del mundo, como dice mi amiga Mathi, cuando la felicidad es sencilla ; no se le puede pedir más a una tarde de abril.

2 comentarios:

eMiLiA dijo...

Exactamente. ¿Por qué pedir más si con eso se tiene suficiente?

Abrazo!

Rebeca dijo...

¡totalmente de acuerdo! mis mejores momentos han sido a solas, música o libro en la mano y siempre algo calentito que llevarse al estomago.