Valientes y valiosos

21.4.09

Democracia

No sé a qué viene tanto escándalo amarrado a la propuesta de la nueva ley del aborto en España.

Supongo que sencillamente porque una discusión ya añeja tenía que ser actualizada con datos sesgados, que animen un poco el circo político y las conversaciones habituales.

Si escribo esta entrada, es porque a estas alturas de la vida yo pensaba que todos éramos mayorcitos, estábamos vacunados y no nos atemorizábamos con los cocos que nos azuzan, pero después de haber surfeado por la red me he encontrado entradas sobre este tema que me han asustado y de verdad. Por lo que yo he leído, la mayoría de los que se descubren en contra de la nueva legislación sobre el aborto son de género masculino; la horquilla de edad de los enjuiciadores va de los 22 a los taitantos... Pero además van más allá, y reprueban que las mujeres interrumpan su embarazo voluntariamente. Entiendo que estos individuos no saben que la Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo lleva ya años vigente, pero me impresiona esta ignorancia- y sobre todo, sus condenas.

Partiendo de la base que en España la educación sexual deja mucho que desear, y que quizá algunos temas tabú deberían tratarse con la naturalidad que merecen para evitar a la situación de un embarazo no deseado (quizá sea ésta, una premisa demasiado ambiciosa ya...)
Repasemos los posibles casos en que es posible interrumpir el embarazo cumpliendo con la ley. Cuando aún no existía el foco iluminador que ahora la legislación ha colocado, había tres supuestos en los que abortar está despenalizado:

* Aborto eugenésico, en caso de que el feto pueda nacer con taras físicas o psíquicas, o se dan malformaciones graves. El plazo del aborto es dentro de las 22 primeras semanas de gestación. Para esto, es preciso el dictamen favorable de dos médicos especialistas.

* Aborto ético, en caso de que el embarazo haya sido producido por un delito de violación, siempre que ésta haya sido denunciada previamente. La interrupción legal tiene un plazo de 12 semanas .

* Aborto terapéutico, cuando se supone que el embarazo supondrá un riesgo para la salud física o psíquica de la madre. No hay plazo límite de gestación para interrumpir el embarazo, y en este caso se necesita el dictamen de un médico distinto del que vaya a practicar el aborto.

(Según los datos que maneja Bibiana Aido, ministra de igualdad,
el 97% de las mujeres que abortan se acogen a este suceso).

Como dato curioso, indicar que en en 2007, el 97% de los 90.000 abortos anuales se efectuaron en clínicas privadas. (Y yo no creo que a la gente le apetezca pagar por algo que en teoría te pueden administrar en la sanidad pública).

Navarra, en este mismo año, era la única comunidad en la que no se practicaron abortos, ni en la sanidad privada ni en la red pública, aunque el Gobierno de Navarra financiaba estas intervenciones en las comunidades limítrofes. Los médicos se acogían a la objeción de conciencia. Las mujeres se veían obligadas por tanto a desplazarse a comunidades vecinas porque ningún centro acepta realizar dichas intervenciones. Un portavoz de Acción Familiar lo justificaba así:

"Uno en su casa no quiere transgresiones de la moral.
Si tienen que hacerse, que sea fuera de nuestro suelo".

(Ahí queda eso)
Lo que ahora trae el tintineo de las hojalatas de la batahola, es que las jovencitas de 16 años que se vean en la situación de un embarazo no deseado, puedan abortar sin contar con el consentimiento paterno. Y que las mujeres podamos abortar sin alegar ningún motivo siempre y cuando nos realicen la intervención antes de la semana 12 del embarazo.

Apoyándose en esto, la Iglesia vuelve a intentar evitar que las mujeres decidamos sobre nosotras mismas, y la opinión pública, un poquito desorientada, vuelve a juzgar si las mujeres deberían o no abortar,


Que si el lince está más protegido que el ser humano,


Que si en Educación para la Ciudadanía de los colegios concertados se presentan diapositivas pro-vida con cameos de Zapatero...



.. y la última perla de Rouco Varela,
(señor don cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, que en referencia a la reforma sobre la ley del aborto aún no presentada por el Gobierno, dice lo siguiente: "se quiere reducir la democracia al mecanismo empírico, mediante la aprobación de leyes que representen simplemente una especie de denominador común de las diversas opiniones e intereses presentes en la sociedad, aún cuando lo que esté en cuestión sea el derecho fundamental a la vida".

La Iglesia, como bien sabemos, siempre ha sido el estandarte de la democracia, así que en nombre de la misma hay que defender la postura del señor don.

Bibiana Aído, ministra de Igualdad, replicó con rapidez que a la Iglesia Católica le corresponde decir "qué es pecado, pero no qué es delito" y al Gobierno elaborar leyes que afecten "a toda la ciudadanía" con "respeto" a todas las posiciones.

Estamos hablando de que ninguna mujer que se someta a un aborto vaya después a la cárcel,
estamos hablando de sanidad (que siempre debería anteponerse a cualquier ideología),
estamos hablando de poner unos límites jurídicos donde ahora no los hay (ya hemos visto que en el caso del aborto terapéutico no existe ningún plazo,con la nueva ley se pretende que el feto esté protegido desde la semana 22),
estamos hablando de que existan garantías médicas y legales,
no de si las mujeres debiéramos o no abortar
(esto ya quedó dicho hace veinte años, aunque parece ser que todavía no está asumido)
o de si la gente va a utilizar el aborto como vía anticonceptiva
(para eso, habría que establecer antes una educación sexual,
que parece inexistente en vista de lo leído y oído).

Estamos hablando de que, dentro de unos límites legales, tú, yo, nosotros, tengamos criterio propio y podamos decir:
"De mi piel pa'dentro, mando yo".

7 comentarios:

El Titanic, también se hundió dijo...

Yo no tengo opinión moral sobre este asunto, siempre me inclinaré por favorecer los derechos del individuo. Pero si me surge alguna pregunta que me crea un cierto choque.
- Como es posible que una niña de 16 años, tenga que pedir autorización paterna para hacer una excursión con el instituto, y para esto no.
- Si el niño ha sido concebido, de forma voluntaria y es deseado. No existe ningún supuesto médico para interrumpir el embarazo. ¿Por qué la mujer puede decidir unilateralmente por los dos? Y si el padre si quiere ese niño?

Con estas preguntas no me estoy posicionando de ninguna manera, simplemente constatar, que por mucha igualdad que busquemos todos, por muchos derechos que queramos tener iguales para ambos sexos, por suerte... la naturaleza nos hizo diferentes.

Me ha gustado tu frase de cierre del post.

eva luciérnagas y zarzamora dijo...

Un amiguete mîo sacô un artîculo sobre este en Libéraciôn ( un periôdico francés) hace un año y puso a caldo a la Iglesia. Con que vacunados y mayorcitos, eh?
Pues va a ser que no.

Al Rouco, le tengo una bronca! eissh!

Te mando el link del artîculo, està en francés, eso sî...

www.lesmanantsduroi.com/articles2/article35406.php - 28k -

Besote

Selyna dijo...

Yo no creo que la Iglesia tenga nada que decir al respecto. Nada en absoluto. Si tanto protegen a los niños ¿por qué aún no han vendido todos sus bienes y han evitado ya la muerte por pura hambre de los niños del tercer mundo?

Cada cual es muy libre de decidir lo que hace con su cuerpo. Y tampoco creo que a nadie le apetezca pasar por un aborto voluntariamente. Siempre hay gente que no rige, pero ¿tienen que pagar justos por pecadores? Se nos subestima (como siempre) a las mujeres diciendo lo que debemos o no hacer, y se confía muy poco en nosotras y en nuestras decisiones, negándonos además el control de nuestros cuerpos y nuestras circunstancias. ¿Igualdad? lejana quimera...

De momento, es un gran paso,al menos no terminar en la cárcel ya es algo. Aunque aún queda tanto por recorrer...

Ah, y me encanta la libre interpretación que Rouco Varela hace de la democracia... hasta esta mañana, yo creía que la democracia era la decisión de la mayoría... jaja... tendré que meditarlo más a fondo.

Un abrazo.

S. dijo...

Vaya coñazo con el aborto.
Nadie te dice que con la ley abortes.
Es una opción,la que quiera que lo haga y la que no,pues no.Pero que esté la opción,me parece estupendo.
Yo sé de conventos que en parte de su subsuelo se han encotrado restos de cadáveres de niños,que han tenido las monjas y los han matado,vete a saber si eran de algun cura pajillero.
De mi barriga decido Yo!
Además cuando se hace una ley,algunas personas se perjudican y otras salen beneficiados.Por una minoría que lo intente tomar como via anticonceptiva,no vamos a decir que tiene sus ventajas en sanidad o de la libertad de decidir.
Coño!que llevamos muchos años de retraso con Franco y parece que seguimos estancados en lo mismo.
Que hay que avanzar no retroceder.
Un besooooo (ya me he quedado más tranquila,espera no..)Los curas a misaaaaaa y dejad de tocar a los niñosssss que de eso no hablan
Me calmo que me estoy poniendo como la niña del exorcista

Darko Wiggin dijo...

"...o de si la gente va a utilizar el aborto como vía anticonceptiva
(para eso, habría que establecer antes una educación sexual,
que parece inexistente en vista de lo leído y oído)"

Y nos atrevemos a cambiar la educación por la responsabilidad, y nos atrevemos a llamarnos responsables cuando no tenemos educación...

Me gustó el final, pero es demasiado ¿utópico?

PD: Aplaudo el primer comentario, que desde que surgió el tema me pregunto lo mismo.

FBM dijo...

Yo creo que nadie tiene derecho a matar a nadie. El problema es saber cuando "nadie" se convierte en "alguien". La Iglesia opina que en el momento de la concepción, otros, que a las doce semanas, otros, que a las 24. Yo no sé cuando es, pero desde luego, por muy democráticos que seamos, no es cuando lo decida la mayoría.
En cuanto a si la iglesia puede opìnar, por supuesto que puede hacerlo ¿no estamos en una democracia? ¿O es que solo pueden opinar los que opinan como nosotros?
Sobre lo de los 16 años, opino como el del Titanic. Además estoy convencido de que no saldrá adelante. Eso lo propone Aido&cia para ceder al final en algo y poder decir que son flexibles y escuchan a todo el mundo.

Yandros dijo...

Muy buena la entrada Darthpitufina.
Yo no estoy a favor del libertinaje pero si de la libertad. Es decir, en contra de las estadísticas de mi género, estoy ligeramente a favor del aborto, pero con excepciones, porque hoy en día a la gente le das la mano y cogen el brazo, el pescuezo, la cartera y los papeles del coche.
De todas formas no creo que la gente aborte como método anticonceptivo, sólo las más descerebradas o lo harán sólo una vez, porque, aunque yo no pueda sentirlo, imagino que un aborto no debe ser en absoluto agradable.
Me ha gustado la frase de :"frente al mal está el bien, frente a la muerte, la vida", frase a la que yo añadiría: " frente a la ignorancia, el SIDA, frente al autoritarismo, la libertad, frente al miedo, la valentía, frente a la promesa de vida eterna, la realidad de vida breve, frente a rezar para que nos resuelvan los problemas, actuar para evitarlos o paliarlos..." y así hasta generar un libro de varios tomos.
En fin, un saludo, que me enciendo...