Valientes y valiosos

18.3.09

La libertad humana


Es un curioso milagro que me desconcierta. Porque todo eso, las canalladas, las atrocidades y matanzas que cometimos nosotros los rebeldes, acabaron por traer... ¡La libertad!
¡Ése es el misterio, un hondo misterio!
Porque, para que haya libertad en el mundo, ¿es necesario que se cometan tantos asesinatos, tantas atrocidades?

(...) En lugar de consumirnos con un rayo lanzado desde el cielo, Dios nos concede la libertad.
¡Yo no lo entiendo!
¿Quién sembró esa semilla en nuestras sucias entrañas?, ¿y por qué la semilla no germina y da flores en un campo de honradez?
¿Por qué requiere sangre e inmundicias?

Alexis Zorba, recogido por Javier Reverte
en Corazón de Ulises.

1 comentario:

bennacker dijo...

Es la paradoja de "luchar por la paz"