Valientes y valiosos

15.11.12

Querer un mundo, ida y vuelta



No hay luna hoy, y parece que los comienzos se postponen. Aunque no somos supersticiosos, sabemos que nos faltan algunas cuestiones por resolver, para iniciar con buen pie esta nueva etapa. Menos mal que nos queda algo de paciencia en la reserva, sobre todo a él. Yo cruzo los dedos y espero a que la fortuna sonría en nuestra dirección. Es entonces cuando Ariadna me abraza diciendo: "Te quiero dos vueltas al mundo enteras". Eso es mucho más de lo que los adultos estarían dispuestos a confesar nunca. Sí, definitivamente la fortuna está sonriendo.

3 comentarios:

Candela. dijo...

Es que a veces la fortuna sonríe de soslayo, y si no estamos atentos, no nos damos cuenta...

mariajesusparadela dijo...

Qué cantidad de cariño hay en dos vueltas al mundo...eso es tener la vida de cara y sonriente.

Mr Blogger dijo...

:)