Valientes y valiosos

19.8.12

Negro y callejero


De pronto apareció una nueva camada de gatitos callejeros en el descampado cercano a mi casa, ya he visto tres o cuatro, completamente negros,  merodeando por la tapia. No creo que lleguen a los tres meses ; son adorables. Y cariñosos, cuando te han cogido confianza .

Esta madrugada, me encuentro a un chico embelesado , haciendo fotos con su móvil al más audaz , que ha cruzado la calle . Micifuz se pavonea subiéndose a un murito de una urbanización. Su hermano le mira desde el otro lado , dudoso . Se para en mitad de la calzada . Veo que se acerca un autobús.

Tengo varias opciones; entre ellas, dejarle a su aire, porque pese al peligro , se le ve listo. Aunque también puedo hacer ruido para que espabile . Opto por la última alternativa , taconeo , me mira sorprendido, se da una carrera regresando sobre sus pasitos hasta la acera, y se me queda mirando, medio impasible, medio rencoroso por haberle interrumpido en su momento de valentía.

Genial , me he ganado otro detractor , y ni siquiera se da cuenta de que lo he hecho por una buena causa.

4 comentarios:

Sergio DS dijo...

Mejor así, no está la cosa para ir malgastando vidas inútilmente.

mariajesusparadela dijo...

Los gatos , ante los coches nunca saben reaccionar. Has hecho bien taconeando.

Rebeca dijo...

¡Juventud, se creen que lo saben todo! yo también tengo un gato negro visitando mi casa, el otro día dejé el balcón abierto y me encontré todas sus huellitas en mi cocina, en este caso yo los hubiera estrangulado.

Candela. dijo...

no me gustan los gatos. Excepto Einsten, claro está.