Valientes y valiosos

4.8.12

Love the way you lie - Rihanna

 Foto de s.m in milan

Y yo me quería . Me quiero todavía, cuando recuerdo que alguna vez me creí libre, y alguna vez fui auténticamente valiente . No lo sabía entonces, pero esto era lo más parecido a un presagio. El futuro me otorgaría la experiencia y la certeza de que en la vida buscamos reencontrarnos con aquellos momentos gozosos que ya fueron, lo que nos conduce inexorablemente a sustituir una situación por otra similar. Sólo que nunca llegará a ser ni tan fresca, ni tan roja, ni tan plena.

La plenitud es algo que está siempre más adelante.

Cristina Rota,
en Diré que te recuerdo


(Pulsa en el enlace para escuchar la canción )

On the first page of our story,
the future seemed so bright.
And this thing turned out so evil,
I don't know why I'm still surprised.
Even angels have their wicked schemes
and you take death to new extremes.
But you'll always be my hero,
even though you lost your mind.

Just gonna stand there and watch me burn,
But that's alright because I like the way it hurts.
Just gonna stand there and hear me cry,
But that's alright because I love the way you lie,
I love the way you lie.
I love the way you lie.

Now this gravel in our voices,
 glass is shattered from the fight.
In this tug of war, you'll always win,
even when I'm right.
Cause you feed me fables from your hand,
With violet words and empty threats
and it's sick that all these battles
are what keeps me satisfied.

Just gonna stand there and watch me burn . . .


So maybe I'm a masochist
I try to run but I don't wanna ever leave.
Til the walls are goin' up in smoke with all our memories

3 comentarios:

Mi casa de juguete dijo...

¿Y lo bonito que es saber que has tenido la oportunidad de vivir algo así? Aunque luego se haya acabado, qué más da... Tú sabes que sucedió...

mariajesusparadela dijo...

Pues aveces parece que la plenitud ya fue. Y eso es aun peor.
Pero es realismo.

Rebeca dijo...

Esta canción me recuerda a muchas relaciones que suceden, una de las partes sabe perfectamente de la maldad del otro, de sus mentiras...y aún así sigue atado ahí, y en parte no importa, porque es tanta la costumbre que hasta le encuentra gusto al sufrimiento.