Valientes y valiosos

9.3.12

En Babia


La foto viene de aquí


Al salir a trabajar, el aire huele distinto. Camino por una acera gris ceniza, en el cielo se luce una circunferencia perfecta , y pienso que ahora la luna es un collar, como diría "El niño gusano".  Sólo hay calma; ni siquiera los coches se atreven a pasar , para no interrumpir el silencio. Y de pronto, todos los minúsculos e inapreciados movimientos de días anteriores cristalizan en forma de una nebulosa de estrellitas terrenales arreboladas que reflejan la luz de una farola. Los ciruelos han florecido, pese al invierno tan frío y seco que hemos atravesado. Próximamente lo harán los cerezos. Que la primavera se anime a regresar me aproxima a la esperanza. En estos tiempos tan inciertos quizá podamos restablecer lo que hemos perdido. . .

2 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

La primavera llegará, como cada año. (a pesar de los políticos)

pequeñita dijo...

Aveces necesitamos con antas ancias algo del pasado pero no recordamos como volverlo a nuestras vidas
Me encanto esta hermoso el texto
Besos!