Valientes y valiosos

21.9.11

¡Por favor, un ratito libre!

Te levantas a las ocho porque el despertador de la habitación contigua está programado para escuchar las mejores noticias. Incluso en domingo. El motor del frigorífico funciona de continuo, sin parar, y se crea hielo en la nevera. La caldera se tiene que revisar. Llama tú para pedir cita médica para la revisión de tu padre. Y le acompañas, que yo no puedo. Hay que pintar. Tienes que tirar todos los trastos que se han almacenado en los lustros anteriores a tu llegada. Tenemos que ir al banco a informarnos de las vinculaciones de la hipoteca. Por cierto, que a ver cómo te las arreglas para ahorrar si te entregan el piso antes de lo previsto. Ya de paso nos vamos al hospital a ver cómo evoluciona un familiar post - operación. Entrando en el terreno de la familia; aunque has ido muy recientemente a ver a tu abuela, te pide que vuelvas  en breve para que coincidas con tu tía, que ha estado de vacaciones mientras tú trabajabas y hacías de nueve a doce días de tirón sin descansar. Porque claro, no habéis coincidido.

Ha venido un amigo al que quiero más que a nada en el mundo, pero todavía no he encontrado tiempo para verle. Se suponía que yo tenía que estar descansando, pero ésto no se parece en nada a unas vacaciones.

8 comentarios:

Juan Carlos dijo...

¡Mira! esto me suena pero que muy a menudo...
Salu2

mariajesusparadela dijo...

¡Qué tiempos!. Niégate.

Espérame en Siberia dijo...

Acuérdate de respirar. Y de pensar que nada, nada en esta vida es para siempre. Ni siquiera tanto caos, bella.

Cuentas conmigo, lo sabes.

Te quiero muchísimo.

caarsa dijo...

Que estres , necesitas una vacaciones .

Abrazos

PsicoAlhana dijo...

Las vacaciones a veces te ponen de los nervios, de tantos compromisos familiares y amiguismos que tienes.

Relajate y tomate tu tiempo de relax, te lo mereces, que estas de vacas!!!

Besines

eMiLiA dijo...

Ya pasará el vértigo y todo estará bien quietecito para vos.

Abrazo.

No decir dijo...

Cuenta hasta 10.
un beso y suerte!

Mr Blogger dijo...

Regla número 1 de las vaccaiones: no se lo digas a nadie hasta que ya estés aburrido/a de hacer el vago/a y rascarte la barriga y ya estés desseperado/a sin saber que hacer porque ya has hecho todo lo que te apetecía.