Valientes y valiosos

30.9.11

Buitrago del Lozoya

 Como siempre, podéis picar sobre la imagen para ampliar

Decidimos ir en bus , para evitar inconvenientes varios. Diez y media de la mañana, una cola considerable de personas que han tenido la misma idea que nosotros, aprovechar el día yendo a la sierra. La ruta pasa por Venturada, Cabanillas, La Cabrera (ya estuvimos hace tiempo y me gustó volver por allí), el Berrueco, Sieteiglesias, Lozoyuela y por fin, Buitrago del Lozoya. Si se tiene coche, es preferible utilizarlo; a la ida unas chicas nos cerraron las cortinas porque les molestaba el sol, por lo que no pudimos contemplar el paisaje. A la vuelta, una señora se dedicó a cortarse las uñas de las manos con la consiguiente molestia (el soniquete desagradable de un cortauñas y los restos orgánicos biodegradables que se esparcen a su alrededor).
Me sentía joven de camino hacia Buitrago. A mi lado, separados por el pasillo, un chaval se había apoderado de las dos plazas, y no sobrepasaría la veintena; vestía el uniforme juvenil por antonomasia (camiseta negra publicitando un grupo heavy, vaqueros oscuros, zapatillas). Detrás de nosotros una elfa adolescente de facciones delicadas, pelo largo y orejitas puntiagudas se dedicaba a dormir, arropada por su abrigo.No obstante, mi gozo en un pozo, los dos se bajaron en otro destino y me pronto advertí que estaba en un bus dominado por maricuquis. Oh ignominia, afrenta, oprobio... de repente me pesaron en el alma mis años multiplicados por dos o por tres, porque evidentemente, yo era una más... Otra de las desventajas de ir en autobús.

En cuanto llegamos me llamó la atención "La torre del reloj", o la Torre Albarrana. Como sabéis, Buitrago del Lozoya es el único pueblo de la Comunidad de Madrid que conserva íntegro su antiguo recinto amurallado. Ésta torre es también un bastión a fin de proteger una de las entradas.

Para acceder intramuros, encontramos un recodo, y cobijado bajo la torre de planta pentagonal, un enorme arco doble de herradura en el interior;  hacia el exterior se ve un arco ojival.


Recodo para acceder

La construcción de este recinto amurallado se fecha en el siglo XI,  pero dado a que las construcciones cristianas posteriores estaban muy influenciadas por las musulmanas, no se puede determinar con exactitud el momento de la construcción, aunque cumpla con las características de las fortalezas musulmanas. Se considera que el muro original de tapial fue construido por los musulmanes o en los primeros tiempos de la reconquista cristiana (siglos XI-XII), habiéndose visto sometido a restauraciones casi continuadas desde ese momento hasta 400 años después.


Una vez atravesado el arco, nos encontramos una explanada sobre la que se alza la iglesia, y unas escaleras nos llevan a la parte superior de la muralla. Se pueden contratar anticipadamente visitas guiadas con una recreación de la época. Dado que decidimos visitar Buitrago de forma espontánea, no pudimos disfrutar de esa alternativa, aunque como veis, sí que nos encontramos con los actores.

Subimos a la muralla, y hallamos premio de consolación; distribuidas a lo largo de la muralla, un montón de armas defensivas medievales. El charkh, del siglo XII, una especie de ballesta muy popular entre los árabes:


O el espringal, una pieza de artillería cristiana muy potente del siglo XIV, que disparaba flechas y  no sólo atravesaba las armaduras de los soldados, sino también los escudos.


Me llamó especialmente la atención un ingenio chino, el Hwach, del siglo XV. El ejército chino utilizaba "ratas de tierra", pequeños artefactos explosivos terminados en una punta metálica que se liberaban al explotar. Después se les ocurrió atar una "rata de tierra" a una flecha y colocarla en un tubo que actuara como lanzadera; inventaron el primer lanzacohetes. Posteriormente, los cohetes se dispusieron en un mismo contenedor y eran transportados sobre ruedas.


Hay más artilugios defensivos muy curiosos diseminados a lo largo de la muralla, con la correspondiente información, por lo que el recorrido se hace ameno. Inmediatamente después fuimos a la iglesia.

Santa María del Castillo ya constaba en las fuentes escritas del siglo XVI, y es muy probable que se terminara a mediados del XV. Originalmente, su  estructura era gótica. Sufrió un incendio en 1936, del que sólo se libraron los muros. Hacia 1980 se remodela y es transformada al estilo neomudéjar.

De tipo parroquial, consta de dos capillas. En su interior podemos maravillarnos ante un artesonado del techo de estilo mudéjar. El original del siglo XV, procedente de el Hospital de San Salvador, del mismo Buitrago, se encuentra en muy buenas condiciones sobre el altar mayor. El resto, que cubre la nave, es una restauración artesanal cuyos autores fueron chicos problemáticos de 13 a 16 años, que trabajaron sobre ello unos 20 años. El resultado es espectacular, no sólo por la belleza originada, sino porque han creado un lugar acogedor, que rezuma el cariño y la implicación de un trabajo bien hecho. Por cierto, que está permitido hacer fotos del interior, lo cual aplaudo desde aquí.

Vista frontal
Artesonado original del siglo XV

Techado de 1980
Detalle de la capilla del Santísimo.

Solía ser el taller donde se elaboraba el artesonado que corona la nave central.
Finalmente se convirtió en capilla.
Es obvia la relación simbólica entre Jesús y el taller de carpintería.

Pese a que la iglesia es muy acogedora, teníamos que continuar nuestra marcha, 
y nos dirigimos a los restos del castillo.



Cabe suponer que hubo una alcazaba, o una fortaleza de origen árabe, según referencias escritas que aparecen en el siglo XII, en tiempos de Alfonso VIII de Castilla. Sobre 1085, Buitrago del Lozoya pasó a manos cristianas. El castillo quedó vinculado, desde la Reconquista, a la poderosa familia de los Mendoza, señores de Buitrago. De ahí que se le llame "la fortaleza Mendoza".

El edificio constaba de barbacana y foso, por lo que era un baluarte difícil de atacar.  A comienzos del XIX sufrió un grave deterioro con la invasión napoleónica. Posteriormente, en el siglo XX, los restos que quedaban en pie se destruyeron para acomodar una plaza de toros en el interior de la fortaleza. Como curiosidad, añadir que algunos personajes destacados,  de la historia, además del marqués de Santillana,  han habitado entre sus paredes, entre otros, el rey Juan II de Castilla ( padre de Isabel la Católica ), Juana de Trastámara  ( la Beltraneja ) y el rey Felipe III.


Tras un aperitivo refrescante y un almuerzo consistente en deliciosas raciones en el Bar La Plaza, dimos un rodeo al pueblo siguiendo la muralla. Hay unas vistas del río preciosas. Encontramos el Puente Viejo, y como es tradición, lo cruzamos. Nos encontramos una camada de gatos que parecían panteras, no sólo por el color sino por el tamaño...  Terminamos nuestro paseo en la coracha, un apéndice de muralla que se introduce en el río y cuya función era salvaguardar el acceso al agua en caso de sitio. Por cierto, es uno de los ejemplos más importantes y mejor conservados de toda Europa.

Hacía una tarde espléndida, así que fuimos hacia el interior de Buitrago y nos tomamos un refresco, resguardados del solecito bajo un parasol, en la plaza frente al Museo Picasso. Éste conserva una pequeña colección fraguada a través de una larga amistad de 26 años ; todas las obras que alberga fueron donadas por Pablo Picasso a su amigo Eugenio Arias.

En Vallauris, Francia, Pablo Picasso empezó a acudir a la barbería de un exiliado comunista como el propio Picasso. Cuentan que Picasso no consintió que nadie más le cortara el cabello. Apenas conversaban de política a pesar de sus afinidades ideológicas. Más bien compartían la vida cotidiana: jugaban a las cartas, realizaban rondas a los bares, asistían a las corridas de toros, charlaban sobre la nostalgia de su tierra...  Arias se incluyó en el círculo de las amistades de Picasso, y hay fotos exhibidas en las que se recuerda a algunos de ellos, como Cocteau, André Villers, David Douglas Duncan o Jacqueline Roque, la compañera de Picasso durante 20 años.
Foto exhibida en el museo : Cocteau y Picasso
La colección, cedida por Eugenio Arias a la Diputación de Madrid en 1982, fue trasladada desde Francia a España tras el largo exilio del barbero de Picasso, para responder a su deseo de crear un museo monográfico en su pueblo natal. El museo apenas tiene aforo para 15 personas, sin embargo, cuando Picasso lo visitó, le dijo a Arias que había creado un museo único; un museo dedicado al arte y a la amistad.

En la entrada del museo se encuentra también la cruz procesional,  la única obra de orfebrería renacentista que conserva la localidad. Se trata de una cruz de plata  que fue realizada en 1546. Y decidimos que ya era hora de volver, porque se nos iba la luz.

Si queréis gozar de un día distinto y agradable por la Sierra Norte de Madrid, disfrutando de un entorno agreste y tranquilo, ya podéis comprobar que Buitrago es muy buena elección. Incluso se pueden hacer rutas de senderismo por si queréis pasar más de un día por allí.

6 comentarios:

S. dijo...

Y tanto que quiero querida pero no me toca el euromillón!ainsssss
Me encantan tus viajes!

PsicoAlhana dijo...

Cómo me ha gustado la rutilla de Buitrago, me encanta ir por ahi y poder visitar sitios encantadores.
Un besito madrileño!

pequeñita dijo...

tanto que conocer!!! me gutaria ver todo aquello con mis propios ojos, quizas algun dia :)
yo en lo personal me quedo con las capillas, me llama mucho la atencion su arquitectura
Besos! exelete viaje :D

Rebeca dijo...

Me ha encantado lo de maricuquis, ja,ja ¡esa no la sabía! respecto a tu excursión, me encanta, de hecho adoro hacer ese tipo de escapadas los fines de semana, lástima que Buitrago me quede un poquito lejos para ir en un día.

flower dijo...

No hay nada como visitar, viajar, caminar, rocorrer, para impregnarte de la cultura y de las costumbres de los lugares.

Por cierto, la imagen de la portada de tu blog ME CHIFLA. ¡¡Vaya colorido!!

Besicos,

Itty dijo...

Interesantísima la entrada. Mira que he pasado veces por Buitrago y no tenía ni idea de que hubiera tantas cosas para visitar allí...

Voy a leer tu entrada sobre La Cabrera, que tengo familia allí :P