Valientes y valiosos

9.5.11

Centellas de ilusiones



Hoy, la luna es una uña mordida por la indecisión. Son las once de la noche, voy sola caminando por la calle, aprovechando el silencio urbano para ir repasando mentalmente el presente del verbo avoir, j'ai, tu as, il a, y al mirar al cielo para recolectar de mi empañada retentiva nous avons, veo a contraluz de la luminosidad enjaulada de las farolas miles de burbujas de algodón flotando.
Decido que son ilusiones a punto de materializarse; ahora mismo son dientes de león danzando gracias a la brisa, pero si nadie los molesta, serán el deseo que pediste transformado en realidad. Cruzo de puntillas la calle calladita, y llego a mi portal satisfecha de no haber deshilachado ni una sola mota de esperanza.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Vous avez...

Yandros dijo...

Cambio de look en el blog. Se respira primavera y optimismo.
Me gusta el formato de letra
Y la foto
Rayos y centellas, ojalás todas fueran así!
Un abrazo

Rebeca dijo...

¿Y no pediste ningún deseo? ¡qué equilibrista! esos dientes de león tienen la habilidad de colarse por todas partes, yo pensaba que tenías que soplar para que se cumpliera lo que habías pedido en lugar de dejarlos ir volando.

barbaria dijo...

Un ser que pasa de puntillas para no romper ilusiones...

Juan Carlos dijo...

Hermosas palabras Darth
Salu2

S. dijo...

Qué bonito...a lo mejor era mi deseo...

Remei dijo...

Que dulzura de persona eres...

Amal dijo...

Que palabras más bonitas, me ha gustado mucho.

Un abrazo