Valientes y valiosos

19.2.10

Libertad


Es un curioso milagro que me desconcierta.
Porque todo eso, las canalladas, atrocidades y matanzas que cometemos nosotros, los rebeldes, acabaron por traer...
¡La libertad!
¡Ése es el misterio, un hondo misterio!
Porque, para que haya libertad en el mundo,
¿es necesario que se cometan tantos asesinatos, tantas atrocidades?

(... ) En lugar de consumirnos con un rayo lanzado desde el cielo, Dios nos concede la libertad. ¡Yo no lo entiendo!
¿Quién sembró esa semilla en nuestras sucias entrañas? ¿Y por qué la semilla no germina y da flores en un campo de honradez?, ¿Por qué requiere sangre e inmundicias?

Alexis Zorba
recogido por Javier Reverte.

3 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pues, es cierto: la sangre es el mejor abono.

Miguel Aguilera dijo...

Poniéndole un poco de cerebro y documentación haré un aporte a este comentario.

Genéticamente está comprobado que cuando somos concebidos unos de nuestros genes nos indica el nivel de violencia y el nivel de pelea que tendremos. Después, podremos pulirlo o desecharlo por completo, pero lo traemos con nosotros.

Desde que el mundo es mundo la violencia ha existido y como consecuencia se inculcó que no existe libertad si no viene de su mano. Craso error, claro. Pero si uno repasa la historia ve que en este mundo siempre después de guerras o tumultos o barbaries la libertad renace como una flor en medio de un desierto imposible. ¿Porqué? no lo sé, tal vez es cuestión de cansancio, es cuestión de que el gen dice basta ya, es suficiente, y entonces cuando la calma arremete tomó un nombre, libertad.

Saludos.

S. dijo...

Qué chulo el trocito que has puesto.