Valientes y valiosos

14.2.10

Feliz San Valentín

 
En Roma,en la iglesia de Santa María de Cosmedin, más conocida por ser la iglesia en cuyo pórtico está alojada la Boca de la Veritá:


se exhiben las reliquias de San Valentín. Como en casi todos los casos de reliquias, hay multitud de iglesias que declaran tener los restos del santo en cuestión; se dice que el cuerpo está en la iglesia de Terni, la calavera como veis está expuesta en Santa María de Cosmedin, otros abogan porque son dos valentines distintos... (y así todo el mundo contento... y cobrando por la entrada).


Como ya sabéis, el santo en cuestión vivió en el siglo III, época en la que se prohibía el matrimonio a los soldados porque se pensaba que así rendían más en el campo de batalla (al no tener nada que perder, por no estar ligados a sus familias). Cuenta la leyenda que el sacerdote oficiaba las bodas "prohibidas" bajo el ritual cristiano, y por esa razón fue perseguido y martirizado.
Dos siglos más tarde la Iglesia católica recupera su figura. Era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad, que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.

Quizá nuestra concepción del amor sufriente y sacrificado viene de la santa madre que lo parió.

En Inglaterra y en EEUU lo celebran enviando notitas, postales, y regalitos. Los que hemos leído algún que otro manga sabemos que en Japón, en el día de San Valentín son las chicas las que regalan chocolate a los chicos que les gustan (y a sus familias, si se estiran o si el chico les gusta bastante), pero el 14 de marzo, en el día blanco,  son los chicos quienes tienen que corresponder y regalarle  dulces a las chicas - y no a las chicas dulces -  (tan educados ellos, los nipones).

Yo lo voy a celebrar por todo lo alto con el chico que me ha regalado el último libro de Federico Moccia, " Perdona, pero quiero casarme contigo".  Por mi parte, además de mis intenciones futuras de atiborrarle a chocolate, le dedico esto:

Para Mivi,
por la vida futura 
que estamos bocetando juntos.

Hagáis lo que hagáis hoy, ¡llenad vuestro día de amor!, ya sea dándoos un buen capricho y mimándoos a vosotros mismos, o bien compartiéndolo con esa personita que hace que vuestro mundo resplandezca... Sin hacer caso de momias oportunistas canonizadas o convenciones advenedizas y comerciales impuestas por una masa uniforme que no tiene ni idea de cómo te sientes tú hoy.

3 comentarios:

Balovega dijo...

Hola niña..

Preciosa entrada muy educativa..

Un abrazote de buen día de la amistad y del amor..

davivi dijo...

TQM!!!!

Candela dijo...

Hamos coincidido casi con la misma entrada... solo que el "verdadero" san Valentin esta en Dublin, XDDDDDD (y alli no cobran por la entrada)