Valientes y valiosos

1.9.09

Distraída,

Haciendo logaritmos neperianos para conseguir
que todo cuadre,

una turbulencia de preocupaciones,
cálculos, anticipaciones

arrecia la rapidez de mis pensamientos;
distanciada a unos veintipico millones de kilómetros
de tu
presente,
ni me doy cuenta cómo me contemplas en silencio,
que soy objeto de estudio de tu curiosidad
irreverente.

En una mirada distraída al cielo,
me tropiezo con una luna diestra fabulosa,
ensamblada a un cielo malva
como un colgante a un cuello de garza invisible.

De golpe aterrizo aquí, ahora,
y descubro que una sonrisa encandilada
desborda mi rostro, involuntaria,
que se acrecenta como la luna para llegar hasta tus ojos
irradiándote de repente por entero
contagiado de gripe jubilar...

Al abrazarte en ésta tarde cualquiera de un crepuscular agosto
descubro que hay maravillas que la vida me ofrece
de las que no consigo cansarme jamás...



3 comentarios:

S. dijo...

ainsssp

The Post Mortem News dijo...

todos somos distraidos , incapaces de ver nuestro entorno :)

PsicoAlhana dijo...

Siemrpe calando hondo!