Valientes y valiosos

21.7.09

Paseo vespertino


Tú y yo, amor, a caballo, por las suaves

laderas de un crepúsculo dorado
que vira a negro, tú y yo, luces tibias
frente a la oscuridad que va anegando
esta parte del mundo, rienda suelta,
sendos halcones en los puños, campo
a través, contra el tiempo de la muerte,
a favor de la vida y del verano,
contra cerrojos, contra cicatrices,
contra el silencio, contra el desamparo,
contra esos templos donde se refugian,
ávidos de mentiras, los malvados,
tú y yo solos en busca de emociones,
medievales y eternos, a caballo,
rumbo a ninguna parte, mientras brota
la orquídea de la noche a cada tranco
y queda atrás, hundiéndose en el polvo,
la borrosa silueta del ocaso,
tú y yo por los países de la bruma,
picando espuelas, dos enamorados
que unen sus corazones en la fronda
donde alumbran, gloriosos, los relámpagos,
y cabalgan oscuros por lo oscuro,
como un rey y una reina destronados.

Luis Alberto de Cuenca

2 comentarios:

S. dijo...

la verdad es que me suena erótico este poema.Tendré las hormonas revolucionadas?

Miguel dijo...

Qué buena imagen, ¿no? Esas imágenes de estar compartiendo la vida junto a alguien que te quiere de verdad y te permiten no tener miedo a nada creo que son las que más fantasías dibujan en las mentes.

Besos Pitufina.