Valientes y valiosos

12.11.08

Botella atrapada en la red


Hoy quisiera desangrar tinta, para hacerme oír por tus ojos ciegos. Porque continúan escociendo las cicatrices lacerantes que aún no están cauterizadas.

A menudo, sin proponérmelo, termino preguntándome, ¿por qué me expulsaste de tu burbujita...?, ¿por qué, si yo ya no usaba dagas ni aletiómetros, si yo ya me había despedido despacito, con una sonrisa en los labios, si las lágrimas las reservé para mi mp3 - Teardrop de Massive Attack al subirme al avión, no te gustará saberlo, y también Love of Lesbian, indiscutibles narradores, "It´s been just like a scape to the old days/ ...and your eyes are no fiction today" ).
Una bruja debe aceptar su destino.
Yo lo admití con valentía temeraria.
Aún duele, y me pregunto ¿por qué dejaste que mis raíces se conviertieran en rosas de Jericó, espinando los desiertos, por qué no las aseguraste en tu benévolo bosque sombrío, por qué permitiste que me conformara con la realidad que me pediste que nunca aceptara, todo esto que me prometiste que jamás me tocaría, y sin embargo sellaste la puerta para nunca/más volver?
Sigo sin entender, me acribillaste con una ráfaga de palabras helada.
Me rompiste el corazón a fuerza de sílabas bala, (aún queman los desgarrones, brechas en el alma que no puedo lucir dignamente, porque no los merecía, porque no los merezco, porque son cicatrices que no sé aceptar con serenidad).
Actué como si hubiera esperado tu emboscada, como si nunca hubiera apostado por tí, y quizá es verdad, no aposté jamás por tí, pero no desconfié nunca de tu lealtad.
Desée que las tinieblas del averno te hubieran mordido antes de que te hubiera dado tiempo a brotar en mi mundo, intentando convencerme con miradas ambiciosas de que yo te merecía para después obligarme a abdicar, encerrarme rebosante de ponzoña en la torre del olvido, exiliarme de tu vida, acuchillar por la siniestra mi costado, disparando tus palabras congeladas a destiempo.
Espero explicaciones que nunca llegarán, mis esperanzas más impúdicas sólo sueñan con justificaciones, con otras palabras tuyas, distintas a las de entonces, que me acunen, que me tranquilicen al ritmo de juiciosos argumentos.
No sueñes que fue mejor para todos, nos carcomiste el alma a sabiendas.
Podrás engañar a tu entorno con una sonrisa cegadora, torpes razonamientos o un slalom verbal,
pero sabes que fui, soy y seré ...
... Tu tristeza.

1 comentario:

Miguel dijo...

´No sé que decir. Si es solo un texto de escritora tuyo te diría que es triste, pero si habla de tú persona la verdad que espero que estés bien.

Te mando un beso desde Argentina