Valientes y valiosos

19.5.08

Ciudad Juárez

En Ciudad Juárez está el secreto del mundo,
dice Roberto Bolaño en su libro 2666
(Anagrama, 2004).

En esta población de casi dos millones de personas, la tasa de desempleo es mínima. Las plantas de ensamblaje de electrodomésticos norteamericanas - llamadas maquiladoras -, atraídas por la mano de obra barata (unos 32 euros a la semana por jornadas de nueve horas diarias) dan trabajo incluso a menores. Del último turno, se sale a las dos de la madrugada. Los autobuses dejaban a las empleadas en la carretera, a 45 minutos o una hora de sus hogares. Desde 2003, hay cerca de 5000 desaparecidas según Amnistía Internacional. El dueño del periódico digital local (Bieninformado.com), Hilario Hinojos, que además fue funcionario de la Procuradoría General de Justicia (similar a la Audiencia Nacional española) y ha visto los expedientes de las niñas desaparecidas, le quita importancia a las desapariciones:

"Es posible que se hayan fugado con el novio a otro país. Juárez no tiene el récord de desaparecidas, sino México D.F, y nadie dice nada".

De 1993 a junio de 2004, 4,454 mujeres desaparecieron, y 4,413 han sido encontradas con vida, según datos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Relacionados con los homicidios en Ciudad Juárez, a cargo de María López Urbina.
Haciendo una simple resta, sólo habría que preocuparse por 41 mujeres. Sin embargo, no cuentan en qué condiciones reaparecen estas personas; por ejemplo, una chica de 17 años que consiguió escapar, ha optado por esconderse dado que está embarazada. Al saberse que las pruebas de ADN desaparecen, y las denuncias a la autoridad no surten efecto, su deseo es tener al niño para poder inculpar a quien la mantuvo retenida y la violó. Seguirá oculta hasta que dé a luz, cuando pueda denunciar con pruebas vivientes.

Además, hay 410 víctimas objetivas, halladas muertas después de haber vivido un infierno; tortura, violación, Dios sólo sabe qué. Desaparecen en cualquier parte. Como una niña de 13 años, raptada a la salida del colegio Aquiles Serdán; presentaba desgarros, pérdida de sangre, fue violada con brutalidad y apareció estrangulada en un desagüe. Fue torturada por profesionales durante horas. Y la autopsia probó que había muerto de paro cardiaco durante los abusos.
Ahora cuenta 409 casos más.

Todas delgadas, morenas y con el pelo largo.

A una niña de seis años la encontraron sumergida en cemento. Se conservaban pruebas que inculpaban a los criminales; vello púbico y semen de seis hombres distintos. Las pruebas desaparecieron.

La policía acusa a los narcos, pero la desaparición de pruebas hace pensar que más que denunciar, se protege a los autores de estos homicidios. La mafia no suele comprometer un negocio con otro, por mucho que se paguen millones por las snuff movies, para ver cómo mueren adolescentes. Apunta a que una familia de las más poderosas de México podría estar implicada. Durante una partida de cartas, el patriarca dijo: "El que pierda tendrá que matar a una mujer". En las fincas de propiedad de los potentados, aparecen siempre los cuerpos de las víctimas.
(Pero eso podría ser la prueba de su absolución).
De nuevo, acudiendo a los datos de Amnistía Internacional, veinte periodistas han sido asesinados mientras indagaban sobre el terreno. Sergio González, autor de Huesos en el desierto, fue golpeado y dejado por muerto en una callejuela, estuvo un mes en coma.
Diana Washington, autora de Cosecha de mujeres, está amenazada de muerte. La criminóloga Rita Segato explica: " Mi compromiso para hablar sobre el feminicidio en Juárez se interrumpió con la caída de la señal de televisión por cable en la ciudad entera mientras me hacían una entrevista en Canal 5. La aterradora precisión con que coincidieron la caída de la señal y mi primera palabra nos hizo salir de allí enseguida. Todos confirmaron que era una decisión acertada."

Desde que se dan los crímenes, la asociación de maquiladoras deja a las empleadas en poblados, y se han establecido focos de luz en el camino que antes estaba sin iluminar. Aún así, un ex agente del FBI se maravilla porque que ha visto a mujeres caminar por calles oscuras donde él no se atrevería a aventurarse armado.

La primera conclusión es que para estos casos se necesita una investigación exhaustiva y transparente. Si quieres participar y pedir justicia por estas mujeres,


Amnistía Internacional lleva en esta campaña bastantes años,
pero no por ello tu firma está de más,
muy al contrario, renueva el interés y la búsqueda de soluciones
para esta causa.

Información por Isabel Pisano (artículo 5.000 Lágrimas )
y Amnistía Internacional


2 comentarios:

PsicoAlhana dijo...

El caso de las niñas mexicanas de Juarez siempre me ha dado escalofríos, es como saber que existe el infierno en vida y ese infierno se llama Ciudad Juárez. Miles de mujeres condenadas a morir por el simple hecho de haber estado en el momento equivocado o porque no existe unos derechos humanos potentes que atenten contra torturadores y asesinos.

Otro hecho es el de Argentina con la excusa de la dictura, por no decir Chile y al España nuestra.

Pero en todo el mundo sigue habiendo ejemplos de lo mismo, en Thailandia existe y está de buen ver el tráfico de niñas menores, en Europa del Este la prostitución que más llena las arcas es la de las adolescentes o púberes...¿Estarías segura de traer al mundo a una niña viendo semejante atrocidad? Por mi parte te aseguro que no...

Nippur dijo...

Interesantísima nota, interesantísimo post pitufina.

La verdad una verdadera verguenza humana, sin importar la nacionalidad.

Asqueante. La verdad es que tantas cosas desconocemos.

Gracias por hacer público esto. Saludos!