Valientes y valiosos

9.3.08

Arrasate

No se dedicaba ya a la vida política, era un ex concejal, lo que viene a decir que no era un blanco representativo en tiempo electoral. A nadie le sonaba el nombre de Isaías Carrasco hasta el día que lo asesinaron; ahora, tirando de archivo, sabemos que llegó hasta los 42 años, tenía 3 hijos, y era un hombre sencillo que trabajaba en un peaje y al que le gustaba la fiesta. Un currante más.
Como sólo saben hacer la panda de cobardes que conforman ETA, le mataron por la espalda. Un tipo disfrazado disparó 5 tiros a distancia y salió corriendo.
Les faltó tiempo a los partidos políticos para dejar claras sus posturas; los que condenaban, los que se negaban a condenar un asesinato.
Esa misma noche televisaron un debate especial elecciones (¿?), a ver a quién le beneficiaba más esta muerte, (como si el homicidio de una persona pueda beneficiar en algo a alguien).
Todos cariacontecidos, barriendo hacia su ideología, organizando un circo en torno a una muerte, para manipularla como mejor les venga.
Mientras tanto, el rajado que disparó a bocajarro , estaría viendo el debate en la tele,
y es posible que hasta ahora esté celebrando lo bien que lo ha hecho.

2 comentarios:

Dioxido dijo...

Una muerte es una muerte, y hay que ser muy hijo de perra para querer "beneficiarse" o hacer "agua para su molino" para ver si te beneficia o no.

La muerte nunca es una herramienta para llegar a la paz y al entendimiento. Pasa que cuando hay poder y dinero en el medio... ya nada importa.

Muy triste lo que paso en España antes de las elecciones.

bennacker dijo...

"como si el homicidio de una persona pueda beneficiar en algo a alguien"
Oh, pues a mucha gente.. para empezar a los de las pómpas fúnebres :P, y en una vertiende menos práctica a los políticos. El arte de la política es de usar TODO en beneficio propio o en caso contrario, como algo arrojadizo contra el adversario.
Para la familia, no sólo sufren el dolor de la pérdida, la rabia y la impotencia de un asesinato así, tan sin sentido, sino que encima tiene q soportar a los que vienen a hacerse la foto.