Valientes y valiosos

28.12.07

Alfalfa

Las nubes de las noches reversibles siguen amenazando la frágil pátina de hielo por la que camino.
En cuanto una nube se refleja en la superficie espejada,
olvido que soy una chica beta,
olvido que aspiro a más de lo que posiblemente me haya merecido,
y la caja cerrada palpita,
patalea para abrirse,
aunque su luz de esperanza es más bien mortecina.

Alguien que me entiende,
si me entiende bien,
sabrá que aunque SÉ que las cosas son así y las acepto en la cruda realidad,
siempre ESPERO que todo cambie y que repentinamente,
en el último momento,
como en las pelis sensibloides para nenas de cerebro esponjoso,
haya un gesto desmesurado,
una demostración de que estaba equivocada,
una prueba irrefutable de que no soy beta,
porque quiero ser, (y vivir la vida de) una chica alfa.

Sueños invernales que se quedan en las compuertas de un corazón
almacenado en el cuarto oscuro de los trastos viejos.

1 comentario:

Migue dijo...

Yo creo que sos una chica Alfa... te leo desde tú anterior blog en live space y sinceramente no te veo chica Beta.-
Y eso de "esperar" que todo cambie es una gran virtud humana que ponés a prueba y me parece fantástico...
Besos.

Miguel.