Valientes y valiosos

23.6.07

La noche de las brujas


Los comienzos son bonitos. Nos conquista la novedad, y nos alegran las alas las ilusiones y las esperanzas. Cierto es que a veces rompemos el envoltorio de una nueva etapa con recelo, heredado de una etapa anterior. Pero también es verdad que por mucho que intentemos profetizar el contenido de un porvenir, jamás lo conseguimos; la vida nos obsequia con muchísimas sorpresas, y esa es la principal razón por la que una vida es intensa; por las emociones que nos afluyen cuando menos lo esperamos, sean del signo que sean.

En los preludios todo es hermoso, sí. Podemos podar y dar por terminado un ciclo desagradable y emprender una senda nueva, y lo podemos hacer cuando queramos; Año nuevo, tu cumpleaños, el día que la determinación fue más fuerte que los deseos... (O viceversa; el día que el deseo sometió a la disciplina...).

Hoy te quiero regalar un inicio, de lo que tú quieras.
Hoy te invito a una noche mágica, la noche de San Juan.

Antes conocida por los celtas como el rito de Beltane, esta noche puede suceder todo lo que os propongáis; esta noche es la más corta del año, para que durante el día podáis calibrar bien qué es lo que deseáis.

Esta noche, vamos a quemar en la hoguera las lágrimas, las sombras viejas del pasado, los mamotretos de memorias que apenan el camino y sólo nos hacen sangrar por las cicatrices; esta noche, todo lo que nos hiere se va a quedar hecho cenizas.

Esta noche, vamos a coger de la mano a quien tanto nos da y tanto nos quiere, sin pedir más que una sonrisa a cambio, o vamos a pensar en esa personita especial que nos convierte el corazón en bongos cuando nos mira, nos habla o se cruza por nuestra mente. Dice la tradición que si dos personas se unen en esta noche, serán una pareja bendecida por los dioses, y para siempre esa relación será especial.

Esta noche, sí, te regalo el inicio de un futuro que sólo tú sabrás dominar; un brote de vida. Cuida de ese nuevo yo que nace en esta noche, que de nada tiene que retractarse, porque ningún error tiene a sus espaldas, que tiene valor para plantar cara a lo que le desagrada. Deja que el viento te remueva el corazón, y te sibile al oído todo lo que siempre has querido escuchar; consigue lo que te dictan tus sueños, mima tu intuición. Sólo ten cuidado con lo que deseas, pues se hará realidad.

Esta noche, voy a quemar mis sueños en la hoguera y bailaré hasta que la madrugada me pille desprevenida, porque esta noche mis pies harán fosfatina todo lo que me hizo daño una vez, y mañana inaugurará el sol un Principio bajo sus rayos.

Vente conmigo a bailar esta noche, y te regalo un nuevo comienzo.


1 comentario:

Ò_Ö dijo...

:D Pues a mí no me ha ocurrido nada, claro que tampoco dejo que me ocurra nada... y así seguimos. Ni hago fogatas, ni tiro petardos... voy camino de convertirme en ese quisquilloso y rencoroso anciano avaro de los cuentos de Dickens que usan expresiones como "paparruchas" XD
I miss U Ò_Ó

Cualquier día es bueno para empezar... no esperes a "mañana".